El color blanco del revestimiento Sopraliner hace que la piscina brille con un agua celeste claro, convertiéndola en el punto central del jardín. Este color se vuelve inigualable en las piscinas infinitas, un pedazo de mar cristalino para un chapuzón referescante en su piscina de forma libre o rectangular en los días más calurosos de verano.